Sin categoría

CFQ Chikung

25 Ago , 2006  

El 30 de Septiembre tenemos el honor de recibir en Sevilla al maestro Sifu Yap que impartirá seminarios sobre CFQ Chikung de Nivel I y II.
Para los que no conozcáis nada sobre Chikung, os dejo una pequeña introducción y algunos enlaces en los que podréis obtener más información por si os interesa.

Deciros que, personalmente, no creo que el Chikung sea algo que se pueda explicar, sino más bien que hay vivir y sentir desde la propia experiencia/práctica y que es una gran oportunidad para iniciarse o profundizar en este tema la visita de Sifu Yap.

Sifu Yap

Sifu Yap Soon-Yeong es un sanador y profesor de ChiKung internacionalmente respetado, residente en Penang, Malasia. Su más que notable registro de curaciones lo sitúan como un muy poco común y genuino maestro vivo de la meditación de la energía.

Nacido a mediados de los años 1950 en un terreno aislado de la selva tropical en Malasia, Sifu (Maestro) Yap Soon-Yeong soñó, como muchos jóvenes que leen historias de leyendas de la China antigua, con llegar a ser un monje-guerrero. Por ello, de joven, se entrenó en las artes marciales, en la meditación, y en el Qigong (Chi Kung) y pronto descubrió que tenía una capacidad natural para sanar.

Durante años compaginó una lucrativa carrera profesional como contable de una corporación financiera con la tarea de ayudar a sanar a las personas que lo necesitaban. Fue tal la avalancha de pacientes que recibió que, finalmente, incapaz de resistirse a esta llamada, a la edad de 32 años, dejó su carrera profesional y cambió su vida para dedicarse a ser un médico de curación tradicional.

Él denominó a su sistema de sanación mediante Qigong como Chaoyi Fanhuan Qigong (CFQ), traducido como ChiKung de la Libertad Cósmica. Inicialmente lo enfocó a la meditación y a la sanación, pero pronto comenzó a enseñar a sus pacientes una serie de ejercicios para la curación de los meridianos, para que éstos pudiesen practicarlos y mantener así sano su flujo de energía. Por ello, CFQ es hoy en día un sistema de energía para el cuidado de uno mismo.

¿Qué es CFQ?
El CFQ (Chaoyi Fanhuan Qigong) o Chikung de la Libertad Cósmica es un modo poderoso y espiritual de crear la salud. A diferencia de otras formas de chikung, hace hincapié en movilizar la energía que está estancada en el cuerpo y conducirla fuera de los cuerpos físico y energético. Esto es posible haciendo que esta energía fluya hacia abajo y hacia afuera a través de los miembros. Una vez ha alcanzado las extremidades – manos y pies – no puede adherirse por más tiempo al cuerpo y se libera hacia el cosmos. Respecto a esto, dice el Libro de Nei Jing, un clásico de la medicina tradicional china

La bioenergía, llamada chi, es la función más básica en la vida. Cuando la energía desciende a través del cuerpo, cientos de enfermedades desaparecen. Una enfermedad del corazón debe ser curada por la “medicina del corazón”. Si una persona está en paz, calmada, y no es avariciosa, su energía es armoniosa. Si mantiene el espíritu fuera de las preocupaciones exteriores, la enfermedad no encuentra lugar para entrar.

Con el CFQ se arrancan las tensiones energéticas atrapadas en el interior que son las causas fundamentales de los traumas, la enfermedad y el envejecimiento, y se encuentran escondidas en el cuerpo, la mente y el espíritu. CFQ quita las tensiones del cuerpo, detiene la ansiedad en la mente y sosiega el corazón para reducir los problemas emocionales.

Practicando esta forma de chikung puede deshacerse de sus enfermedades y de sus problemas emocionales. Los traumas y las emociones negativas se deshacen poniendo a los meridianos del cuerpo en movimiento, acoplados con una consciencia luminosa de liberación, para activar la sabiduría del cuerpo hacia la resistencia y la total recuperación. De esta forma se establece un proceso de sanación completo que elimina las causas fundamentales de las enfermedades mentales, emocionales y físicas, y proveen una cura verdadera para todas las enfermedades potenciales.

Los practicantes pueden alcanzar rápidamente un estado de paz y de trascendencia carente de ego normalmente difíciles de alcanzar con una consciencia expandida en su campo energético. Esto sirve como base para una curación efectiva y un avance en la profundización de la mirada interior.

Los beneficios son evidentes y numerosos practicantes han informado de los mismos, incluso después de haber practicado tan sólo un par de días. Después de practicar durante un periodo que comprende entre unos días a varios meses, varias de las enfermedades que se han remediado son: contracturas de cuello y hombros, dolores crónicos de espalda, rodillas y tobillos; fatiga e insomnio; gripe; infecciones urinarias; cáncer; problemas gastrointestinales; ansiedad; ataques de rabia y migrañas; hipertensión; desórdenes postraumáticos; presión sanguínea baja; se aceleraron las recuperaciones posquirúrgicas; diabetes; depresión; problemas respiratorios; problemas alérgicos; problemas de útero y ovarios; obesidad; problemas de próstata y relacionados con la edad; etc, etc

Para aquellos que cultivan la sanación CFQ de los meridianos como eje central de su estilo de vida para la transformación de energía-consciencia, su capacidad de recuperación se optimiza alcanzando el derecho humano a vivir una vida larga y saludable.

El gran error de nuestro tiempo respecto al tratamiento moderno del cuerpo humano es que los médicos separan el alma de cuerpo.
Platón.

Rafa Eslava

Rafa Eslava

Ingeniero en informática de Sistemas at BuenRato
Creación de Aplicaciones:
- Web
- Móviles (Android, iOS, Windows Phone)
- Windows
- Videojuegos multiplataforma (2D y 3D)
- Más información
- Contácteme para solicitar servicios, publicidad, hacer sugerencias...
Rafa Eslava


10 Responses

  1. Joaquín dice:

    Esto te faltaba para dar un conocimiento general a las gentes que lo desconoce y les puede resultar un remedio eficaz para su vida personal

  2. Estos temas son aún muy poco conocidos y aceptados aquí en occidente, aunque en oriente llevan miles de años con ello…

  3. ATALANTA dice:

    Hace dos meses que practico Tai Chi Xin Yi y la verdad, al menos mi verdad es que me encuentro muy bien, tranquila y relajada. No se mucho sobre Chi Kung, solamente algunos movimientos, por ahora.
    Pienso ir a la conferencia de este Maestro, ya os contare comome fue. Besos.

  4. Hola Atalanta,
    Yo también voy a ir, repito este año, pues ya lo vi el año pasado, seguro que te gusta, ya verás.
    He hecho un poco de Taichi Chuan y me encanto, tengo que retomarlo, desconozco que modalidad es Tai Chi Xin Yi, buscaré información al respecto…
    Me encantan todas estas artes, creo que son una fuente de salud física y mental enormes, algo que realmente es muy de agradecer en los tiempos en los que vivimos 😉

  5. Carlos dice:

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  6. Nanya dice:

    Hola Rafael Eslava,
    Soy Nancy Jaimes, te escribo para ver si es posible pudieras poner un enlace en tu página de CFQ para la de mi novio, él es Juan Carlos Armenta. Es discípulo del maestro Sifu Yap, ha tomado cursos con él en España y Malasia. Nosotros somos de México. Acabamos de subir a la web la primera página mexicana sobre CFQ ya que deseamos promocionarlo en México. La dirección del sitio es http://www.cfqmexico.com Nosotros con gusto pondremos un enlace de tu página en la nuestra si así lo deseas. Gracias
    nanya_val@hotmail.com

  7. Hace poco mas de un mes que practico Chikung-Taichi y la verdad es que me siento con mas energia y con mas tranquilidad en todo.

    Un saludo

  8. Pilar me alegra muchísimo de que ta vaya bien practicando estos magníficos artes, como son el chikung y el taichi. Mis mejores deseos para ti 😉

    Un abrazo y bienvenida 😉

  9. ....... dice:

    Hola, soy médico y quería señalar que no tengo nada en contra de que esta gente realice sus ejercicios a las órdenes de su “maestro”. Ésto quizás le sirva para relajarse, o incluso tratar dolores… No obstante, es una irresponsabilidad tremenda, y un insulto a la comunidad científica en general y a la médica en particular, afirmar que estas prácticas curan las enfermedades que se nombran, entre ellas, el cáncer. Es de auténtica vergüenza jugar con la esperanza de enfermos en tan grave situación afirmando argumentos carentes de fundamento o base científica alguna del modo en que aquí se hace.
    Nótese además que esta organización hace suyo el aforismo de Platón que dice, “El gran error de nuestro tiempo respecto al tratamiento moderno del cuerpo humano es que los médicos separan el alma de cuerpo”, esta frase la pidaria fue enunciada hace más de 2000 años,y pese al prestigio que da el nombre de Platón, ni siquiera en su momento era del todo cierta. Si bien es cierto que problemas de tipo psicológico o muscular pueden ser aliviados, nunca curados, con este tipo de ejercicios, nada más lejos de la realidad a decir que se pueda curar de esta forma por ejemplo el cáncer. Hoy en día podemos dar gracias pues la medicina no se guía por falsos profetas o gurús, ávidos de lucro personal a costa de la esperanza de enfermos.

  10. Manuel dice:

    Leyendo el anterior comentario que publica el médico, lo que más me llama la atención es algo que se repite muy frecuentemente cuando alguien practica algo en pro de su salud y que no está relacionado con la medicina “convencional” (no la llamo tradicional porque tal y como la conocemos no tiene más de 200 años). Ese algo es el “insulto a la comunidad científica” que menciona.
    Al leer estas palabras, parece que “la comunidad científica” sea alguien o algo al que se le debe sumisión y respeto, una especie de ser todopoderoso que habla “ex cathedra” y cuya opinión goza de la infalibilidad. La ciencia moderna – y por tanto, el método científico – no es la única realidad que existe; es más, es incapaz de explicar gran parte de la realidad que existe. Baste mencionar que, según la ciencia, algo queda demostrado científicamente si esa ley o teoría funciona en todos los casos posibles. Sin embargo, por ejemplo en Física, las leyes que se aplican a nivel cuántico no funcionan a nivel de Macro Universo y viceversa; y sin embargo, la materia es la misma. ¿Acaso falla la materia o es que la ciencia no está aún en condiciones de explicar la realidad tal y como es?

    Esto es tan sólo un ejemplo de lo que sucede y se puede extrapolar a cualquiera de las ciencias modernas, incluída la medicina. Yo no soy contrario a ésta; creo que tiene muchas cosas buenas, pero desde luego no es, ni mucho menos, la única verdad ni la única respuesta existente.

    La gente tiene que saber que realmente no hay un sólo medicamento que cure nada. Quien se cura es siempre el cuerpo. De todos es conocido el dicho “La gripe, sin medicinas, una semana; con medicinas, siete días”. Una gran verdad. Es el cuerpo, mediante sus sistemas de autorecuperación el que sana. Las medicinas pueden paliar ciertos síntomas desagradables, pero ninguna cura. ¿Pruebas? El efecto placebo, por ejemplo. Sé que esto no le gusta oírlo a la todapoderosa comunidad científica; sobre todo porque saben que es verdad. (Por cierto, que muchas veces para paliar un síntoma estropean más de lo que arreglan.)

    A cerca del aforismo de Platón, comentaba no hace mucho tiempo con un muy buen médico amigo mío que cuando él estudió medicina – hace ya mucho tiempo atrás – había en la carrera de medicina ciero número de asignaturas más propias de la antropología y la filosofía que buscaban dar al futuro médico una visión completa e íntegra sobre el ser humano. Hace años – me decía – dichas asignaturas fueron suprimidas y sustituidas por otras en las que se buscaba memorizar mecicamentos y similares. Parece, pues, que el aforismo está en pleno vigor ¿no?

    También me llama la atención la frase “Si bien es cierto que problemas de tipo psicológico o muscular pueden ser aliviados, nunca curados…”. ¡Cuanta prepotencia en tan pocas palabras!

    Como resumen, indicar que hay mucho que aprovechar de la medicina convencional; pero ni más ni menos que de otras medicinas o prácticas mucho más antiguas. La cuestión creo que radica en arrimar el hombro y sumar conocimientos, en vez de echar mierda unos encima de otros (sobre todo por parte de la comunidad científica que tiende a presentar la ciencia como el nuevo dios a seguir). Creo que con un poco más de humildad, compartiendo conocimientos, siendo un poco más abiertos de mente y teniendo la actitud interior de querer realmente aprender y compartir, se podría llegar mucho más lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *